Blanco frío, blanco puro

 

El estilo nórdico es fácilmente reconocible porque viene marcado por varias características, la primera y más importante, la abundacia del blanco. El blanco, color maestro (servirá tanto para atenuar como para acentuar otros tonos) es el abanderado de la pureza, pero también es muy frío. Presta atención para aprender a integrarlo y a sacarle todo el partido.

Sigue leyendo